La plaza y el hospital del Pozo Santo

Fachada del hospital del Pozo Santo, en la plaza del mismo nombre

Fachada del hospital del Pozo Santo, en la plaza del mismo nombre

La leyenda sobre el origen del nombre de plaza del Pozo Santo en los Anales de Ortiz de Zúñiga

La leyenda sobre el origen del nombre de plaza
del Pozo Santo en los Anales de Ortiz de Zúñiga

El hospital del Pozo Santo, de la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas, es un gran desconocido para muchos sevillanos, a pesar de encontrarse en la plaza del mismo nombre, a un paso de la calle José Gestoso y de la Encarnación.

El nombre de plaza del Pozo Santo se deriva de una vieja tradición, o más bien leyenda sevillana, recogida por Diego Ortiz de Zúñiga en sus Anales eclesíasticos y seculares de la ciudad de Sevilla, que cuenta cómo un niño cayó a un pozo que había en la plaza. Los padres, desesperados, invocaron a la Virgen en un retablo que allí existía y, de forma milagrosa, subieron las aguas y llevaron al niño hasta arriba sano y salvo. En recuerdo de ello, se colocó por la Hermadad de la Misericordia una cruz en la plaza, que permaneció allí hasta 1842, año en el que fue trasladada al hospital de la Misericordia, en la calle del mismo nombre, y colocada en el patio a principios del siglo XX, según puede leerse en el pedestal, transcrito por Julio Domínguez Arjona:

COLOCADA ESTA CRUZ EN REMOTOS TIEMPOS POR LOS PADRES DE LA MISERICORDIA EN EL POZO SANTO PARA PERPETUAR LA PIADOSA TRADICIÓN SEVILLANA DEL NIÑO SALVADO PERMANECIO EN AQUEL LUGAR HASTA EL AÑO 1842 EN QUE MANDOSE QUITAR LAS CRUCES DE LA VÍA PÚBLICA RECOGIDA DESDE ENTONCES Y CONSERVADA EN ESTA CASA POR ACUERDO DE LA JUNTA PROVINCIAL DE BENEFICIENCIA COLOCANDOSE EN ESTE SITIO EN EL AÑO DE N.S.J DE 1907

Pozo Santo en el plano de Olavide

La plaza del Pozo Santo y su entorno en el plano de Olavide (1771).
Se aprecia la profunda transformación de la zona de la Encarnación tras el derribo
del convento de la Encarnación, de monjas agustinas, y de las casas palacios anexas,
así como el del convento y colegio de Regina Angelorum, de monjas dominicas

En el plano de Olavide puede verse cómo era en entorno de la plaza hacia 1771 y las grandes trasformaciones que tuvo después, sobre todo la parte de la actual plaza de la Encarnación.

La fundación del hospital del Pozo Santo, a finales del siglo XVII, fue obra de la madre Marta de Jesús Carrillo y de la madre Beatriz Gerónima de la Concepción quienes, ya viudas, y después de ejercer su labor caritativa en otros lugares, compraron en 1667 el solar para la construcción del Hospital del Santísimo Cristo de los Dolores en la plaza del Pozo Santo, destinado a mujeres impedidas, como puede leerse en el azulejo situado sobre la entrada, y como recuerda una lápida colocada en la iglesia.

Azulejo en sobre la puerta del hospital

Azulejo sobre la puerta del hospital

El edificio del hospital fue ampliado con el tiempo, añadiéndose casas anexas hasta el siglo XIX, dando en la actualidad tanto a la plaza como a la calle anexa. En 1991 fue objeto de unas profundas obras de remodelación al objeto de modernizarlo para poder seguir cumpliendo, con criterios actuales, con la función que siempre ha mantenido, la de residencia de ancianos. Igualmente, fue objeto de restauración la zona monumental y rehabilitadas las de valor histórico.

Puerta de la iglesia

Puerta de la iglesia

Cristo-DoloresLa iglesia, de una sola nave cubierta por una bóveda de cañón, se comenzó a edificar en 1669 y se consagró el 4 de febrero de 1682. El retablo mayor, de hacia 1760-1780, se caracteriza porque solo está parcialmente dorado, y en la hornacina central se encuentra la imagen del Santísimo Cristo de los Dolores, de la época de fundación de hospital, y cuyo autor debe pertenecer a la escuela de Pedro Roldán. La autoría del maestro quedó descartada tras la restauración que realizó el profesor Pedro Manzano Beltrán en el 2004.

Esta imagen se caracteriza por representar a Cristo como el Varón de Dolores profetizado por Isaías, apareciendo vivo pero con todos los signos de la Pasión, pisando la calavera y la serpiente y sosteniendo la cruz, como alegoría del triunfo sobre el pecado y la muerte, muy propia del barroco. Claramente, el Cristo de los Dolores ha inspirado la imagen del Cristo de la Hermandad del Sol.

Además del Cristo, en un altar lateral se venera la imagen de Nuestra Señora del Tránsito, imagen de vestir que representa la durmición (tránsito) del Virgen y su asunción al cielo. Todos los años, al llegar la novena, las monjas la colocan presidiendo la iglesia desde el presbiterio en una llamativa cama de madera tallada y dorada y rodeada de ángeles y de flores, algo digno de verse. El 15 de agosto, festividad de la Asunción, la Virgen queda en besamanos.

La Virgen del Tránsito, durante los cultos de su novena

La Virgen del Tránsito, durante los cultos de su novena

Pero el hospital guarda otras sorpresas: en la parte alta del edificio, se ha instalado un pequeño museo en el que destaca la serie de diez arcágeles, atribuidos por José Fernández López a algún artista de la escuela sevillana y que estima realizados entre 1650 y 1660, es decir, hacia la época de fundación del hospital. Un undécimo cuadro de arcángel, de diferente estilo y tamaño, debe de tener un autor diferente.

Otro lienzo que destaca es el de la gran peste de Sevilla de 1649, en el que la explanada ante el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, aparece llena de personas esperando cama en el hospital, mientras otros se dedican a trasportar cadáveres, en una escena realmente pavorosa.

"La gran peste de Sevilla"  (anónimo)

“La gran peste de Sevilla” (anónimo)

El asilo acoge en la actualidad a 44 ancianos de ambos sexos y no recibe subvención alguna, además de haber bajado el volumen de las donaciones, por lo que la comunidad, formada por ocho monjas, atraviesa serias dificultades para hacer frente a los gastos, incluyendo los veinte trabajadores que tiene la residencia. A ello se une la necesidad de sufragar una obra de adaptación a la normativa que exige la Junta de Andalucía y que asciende a 1,5 millones de euros.

La Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Ascensión de Nuestra Señora mantiene también la residencia de Santa Teresa, en Espartinas, y la residencia de San José, en Villanueva del Ariscal.

Referencias:

  • Ortiz de Zúñiga, D.: Anales eclesiásticos y seculares de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla, metrópoli de la Andalucía, que contienen sus mas principales memorias desde el año de 1246, en que emprendió conquistarla del poder de los moros el gloriosísimo rey S. Fernando III de Castilla y León, hasta el de 1671 en que la Católica Iglesia le concedió el culto y titulo de bienaventurado. Ilustrados y corregidos por don Antonio María Espinosa y Cárcel, Imprenta Real (Madrid, 1796).
  • Fernández López, J.: Programas iconográficos de la pintura barroca sevillana del siglo XVII. Segunda edición ampliada y actualizada. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla (Sevilla, 2002).
  • La cruz y la calavera. El hospital del Pozo Santo de Sevilla.
  • La cruz del Pozo Santo.
  • El Hospital del Pozo Santo, asfixiado por una obra a la que obliga la Junta, pide ayuda a Sevilla.
  • Fotografías del exterior del hospital y del de la iglesia del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH).
Anuncios

3 Respuestas a “La plaza y el hospital del Pozo Santo

  1. Juan Manuel Romero Gómez

    Muy interesante. Gracias por dedicarle una página a nuestra Plaza del Pozo Santo. En Facebook tenemos un encuentro las gentes que vivimos allí. Estás invitada a pertenecer a ella y a colaborar. Un saludo de JM

  2. Pascual Cubedo

    Me gustaria que me enviasen una fotografía con el cuadro de la Virgen de los Desamparados, San Vicente Ferrer y San Pascual Baylón, que no hace mucho que se restauró y que está en el Museo del Hospital de Pozo Santo. Es para ponerla en la Revista San Pascual, del Monasterio-Basílica del Santo en Villarreal (Castellón), e iluminar un artículo que habla sobre la restauración de dicho cuadro. Mi correo electrónico es el siguiente: pascualcubedomarti@gmail.com. Podrían mandarme una dirección postal y les mandaríamos el número correspondiente de nuestra revista. Muchas gracias anticipadas.

  3. Pascual Cubedo

    Dicha pintura resulta muy interesante para nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s